Buscar este blog

martes, 5 de agosto de 2014

Domenico Bigordi "Ghirlandaio" (Florencia 1449-1494).

Una de las experiencias más gratificantes de ir a Florencia es poder visitar alguna de sus múltiples iglesias y toparse, dentro de ellas, con capillas adornadas con frescos o lienzos de los mejores pintores. Es verdad que este privilegio lo pueden reclamar muchas ciudades en Italia pero ello no quita ningún mérito a Florencia que tiene, sin duda, el honor de ser una de las ciudades renacentistas por antonomasia.
Entre la infinidad de artistas que uno puede admirar allí me ha llamado siempre la atención Domenico Ghirlandaio. No es uno de los "grandes" pero sus pinturas tienen un cierto hálito de modernidad (cercana a veces a la estética actual de los "cómic" de calidad), a la vez que nos muestran con detalle un mundo tan lejano ya para nosotros. Sus retratos constituyen toda una galería de personajes  de época y no me cabe duda de que en ellos se han inspirado muchos atrezzistas cinematográficos cuando se han llevado a la pantalla películas con temas renacentistas.
Pero no sólo valoro su capacidad "documentadora" (que muchos podrían considerar precisamente un handicap al no aspirar a más altos vuelos), también me asombra la limpieza de sus trazos, el como otorga a lo cotidiano calidad de arte, el atrevido uso del color en muchas de sus composiciones.























Todas las imágenes y/o vídeos que se muestran  corresponden al artista o artistas referenciados.
Su exposición en este blog pretende ser un homenaje y una contribución a la difusión de obras dignas de reconocimiento cultural, sin ninguna merma a los derechos que correspondan a sus legítimos propietarios.
En ningún caso hay en este blog interés económico directo ni indirecto.

2 comentarios:

  1. Para empezar me gustaría decir que no soy una persona crítica por naturaleza; no suelo cuestionar, por prudencia, cosas que se salgan de mis conocimientos y experiencias propios. Y dado que conozco mis limitaciones en este campo tan amplio que es la Historia del Arte, no puedo pretender criticar impetuosamente el trabajo de un amigo que ha dedicado tanto tiempo al estudio de esta época. Para compensar, me he informado todo lo que he podido sobre el tema, y aunque todavía tengo mis dudas, me he animado a felicitarte por este trabajo.
    Es una suerte que la información que nos facilitas se trate de una especie de enciclopedia o manual del Renacimiento dirigido a un público no especializado, ya que hace la lectura amena y satisfactoria, nada pesada en general, y con un lenguaje claro y accesible.
    Mi felicitación por tan meritorio trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Como bien sabes mi afán e ilusión es compartir y difundir todas aquellas actividades culturales que me producen admiración (aunque algunas sean muy polémicas). No soy un erudito y no pretendo, por lo tanto, ir de experto, pero si creo que puedo contribuir -con algunas pinceladas- a que, quien se acerque al blog, sienta mayor curiosidad por profundizar en los temas que presento. Y, si no es así que,al menos, disfrute de la visión de las obras de arte expuestas.

      Eliminar